jueves, 20 de marzo de 2008

Como pasar desapercibido

Recordaremos nuestra visita a la península del Yucatan como unas "auténticas vacaciones" dentro de nuestra andadura y es que ¿cómo llamaríais vosotros a pasar una semana en un apartamentito en una linda playa y haciendo excursioncillas con decenas de personas de otros países?.
La verdad es que nosotros no somos muy dados a este tipo de vacances pero no creáis que no nos han venido bien, de vez en cuando ( pero eso si, por corto periodo de tiempo ) necesitas sentirte uno más dentro de la multitud.
Tras salir de Belice, y como no, pasarnos gran parte del día de gua gua en gua gua, llegamos a nuestro destino, Playa del Carmen. Esta ciudad aunque turística, lo es en mucha menor medida que su vecina Cancún (de la que dista unos 50 km ); a pequeña escala sería comparar Puerto Rico con Playa del Inglés (y digo pequeña escala porque Cancún es INMENSO ). Intentar escapar de la multitud en esta zona de Méjico es practicamente imposible.
Así que, nos dispusimos a pasar una semana relajadita. Nos dimos un bañito en la playa nada más llegar y después a hacer la compra al super( el apartamento tenía cocina ). Se que quizá os parezca extraño pero después de casi 2 meses sin hacer una compra grande nos pasamos un buen rato hasta que pudimos decidir que llevarnos, teníamos tantas ganas de cocinar... Sinceramente fue un gustazo poder volver a probar la comida de casa, ahí te das cuenta de que realmente lo echabas MUUCHO de menos.
Pero vamos a lo interesante, a veces me evado con mucha facilidad y me enrollo y me pierdo...
Claro está, sería imposible que nosotros nos estuviéramos quietos en una playa durante una semana. Aparte de por sus playas la Riviera Maya es mundialmente conocida por sus ruinas mayas, y por supuesto, después de haber visto las de Honduras y Guatemala no podíamos perdernos estas y mucho menos una de las nuevas maravillas del mundo, Chichén Itza.
En primer lugar visitamos Tulúm, ciudad maya que llama especialmente la atención por su ubicación, es la única que queda localizada en la costa, eso si, pretender ver algún yacimiento arqueológico en soledad es muy complicado, asi que tras llegar y ver la cantidad de personas que había hicimos una visita rapidita y nos volvimos a la playa.
En Chichén Itza, nos paso 3/4 de lo mismo, pero encima esta vez nosotros formábamos parte de los cientos de personas. La ciudad esta perfectamente restaurada, su pirámide principal es espectacular al igual que el campo de pelota( el más grande de los que se conservan ) y el templo de los guerreros pero el tener que hacer la visita con tanta gente( y eso que nosotros tuvimos la fortuna de que al ser pocos de habla española nos pusieron en un grupo aparte )hizo que no acabáramos tan impresionados como en Tikal.
Pero creo que coincido con Jaime en que una de las mejores cosas que hicimos es esos dias fue el practicar el submarinismo en dos cenotes. Estas formaciones se originaron al derrumbarse parte de los techos de los tubos por los que discurren los ríos subterráneos, al bajar se encuentran enormes cavernas con un gran número de formaciones, algo increíble, es hacer espeleología subacuática.

1 comentario:

Emilio J. dijo...

oé oé oé oéééé, jelou my friends, andelé. Mucha guagua y mucho pateo me parece a mí. Os vais a quedar como los de la isla de los famosos, piel y huesos. Qué más se puede decir; vaya viaje. No vais a querer volver. Muchos besos. Es una alegría tener noticias de los dos. Espectacular. Nos vemos de nuevo en los comentarios