lunes, 11 de febrero de 2008

Bajo Galapagos

Una vez salimos del Peru tomamos rumbo al centro del mundo, casi 24 horas de autobús nos llevaron a Guayaquil la segunda ciudad mas importante de Ecuador ,en verdad, que llegar a este pais ha sido todo un cambio. Nuestros estómagos llegaron un poco descompuestos del pais vecino así que aprovechamos para descansar unos días en esta ciudad, ademas llegamos el lunes de carnaval asi que casi todo estaba cerrado.
Poco podemos contar de esta ciudad, urbe moderna con una malecón muy bonito y poco más, así que tomamos rumbo a Galápagos. Llegar a la isla fue como llegar a mi tierra de volcanes, mar y tranquilidad. Nos sentimos como en casa; el archipielago tiene más de 18 islas o atolones pero solo cuatro estan pobladas, nosotros nos quedamos en la más poblada, cuenta con unos 17.000 habitantes, se recorre en un momento pero en verdad os digo que es un lugar fabuloso. Estar rodeado de fauna como iguanas terrestres y marinas, aves, tortugas de más de 2oo kg y 100 años(las ves caminar libremente por la isla cruzando la carretera, dentro de un charco o comiendo hierba) es maravilloso.
Pero lo mas fascinante es la fauna submarina; nos fuimos en un velero de 24 metros de eslora a unas rocas en medio del Pacifico donde normalmente se ve bastante fauna, el día no estaba muy bueno, el mar estaba un poco movido y con lluvia pero la sensación de navegar placidamente rumbo a Gordon Rocks (asi se llama el punto donde comenzó la inmersión) era muy buena, eramos nosotros dos y un holandes muy agradable que estaba haciendo mas o menos el mismo viaje que nosotros con su novia( 6 meses por sudamérica )hasta ahora habiamos recorrido los mismos paises y a ella le paso igual que a nosotros ,vino del Peru con mal de estómago y no pudo hacer la inmersion.
En la primera bajada lo pasamos un poco mal, habia mucha corriente, aun agarrado a las rocas te zarandeaba de un lado a otro como una peonza pero era maravilloso, jamás habia visto tantos peces a mi alrededor, miraras donde miraras estaba lleno de peces de todos los tamaños, al momento aparecieron lobos marinos ,como en Argentina, pero estos pasaron bastante de nosotros. La cosa estaba bien pero con tanto esfuerzo de luchar contra la corriente terminé gastanto el aire enseguida asi que toco salir. Aunque vimos fauna estabamos agotados. Salimos al barco y me tuve que tumbar a descansar, nos tomamos una hora hasta la segunda inmersión ,yo estaba mas por no hacerla que por otra cosa pero cuando se fue acercando la hora dije "venga, ya que estas, pa' bajo" ademas Feli igual se hubiera quedado sin hacerla por estar conmigo asi que fuimos a por la segunda y esta si que fue sobresaliente. Una vez llegamos al fondo, unos 20-25 metros, empezamos a ver tortugas nadando muy cerca ,primero una, luego otra y al momento habian de 6 a 8 nadando ahí, a dos metros de nosotros, luego aparecieron los lobos, esta vez se acercaron algo mas y cuando ya estaba uno mas que satisfecho aparecen los tiburones primero uno y luego más de media docena; nos agarramos a una piedra y estuvimos como 7 minutos viendolos nadar a nuestro lado, imponentes, asi pasamos la mejor inmersion de nuestra vida, fauna a reventar. Asi que aunque mañana volvamos al continente esta experiencia nos la llevamos para España. Me acordé de mi gente que estubieron en Fuerteventura hace nada, aquí si que hay pesca, hubieran alucinado.

2 comentarios:

exgoldo dijo...

k pasada pareja¡¡¡¡¡¡¡¡¡ eso lleno de peces,tortugas,...tiburones....espero k algun dia practicar el submarinismo pero tengo en las venas sangre..............ja.....ustedes saben...,me alegro k hayan tenido esa experiencia y k lo hayan disfrutado.tengan cuidadito y cuiden la alimentación,un beso mis niños... pd: mandanos algun dia una foto vestidos a ambos con el equipo de submarinismo,o como querais desnudos tambien lo acepto.ja..........ja..... una bromita mi goldo correcto.

Emilio J. dijo...

http://laconvenienciadelaopinion.blogspot.com/
Ya tienen su artículo actualizado. Para que vean que no me olvido de ustedes. Les recuerdo cada día. Besos
Por cierto, menudo éxito