lunes, 14 de abril de 2008

El País del Guaraná


Después de visitar una de las maravillas naturales de este enorme globo volvimos a la civilización, lastimosamente nos quedamos sin poder observar directamente una de las tantas curiosidades que posee el gran Amazonas, el encuentro de las aguas, 10 km. durante los cuales los dos ríos que lo forman no se mezclan; el Rió Negro de aguas cálidas y oscuras y el río Solimoes color claro y muy frio.El mal tiempo impidió que nos pudiéramos acercar a este espectáculo, la magia del internet nos permite poder mostraros lo que es y de paso calmar mi curiosidad.
Pero como os comentaba, regresamos a la civilización, grandes ciudades, mucha pobreza, mucho desorden. Visitamos varios lugares : en Belem pudimos ver una pequeña porción del delta del Amazonas( su ancho es de 3oo km. ), en Sao Luis disfrutamos de su pequeño centro histórico ( un Oporto en miniatura ) y desde allí partimos para ver el P.N. Os Lençois Maranhenses; este lugar único en el mundo no es más que un gran desierto de dunas de arena blanca con una pequeña característica, esta plagado de lagunas de agua dulce ( suena horrible, verdad?). Tras este pequeño paraíso nos dirigimos a Fortaleza conocida por sus inmensas playas ( sinceramente seguimos pensando que como Fuerte no hay na' ). Nuestra intención era continuar ruta por el norte visitando lugares como Canoa Quebrada, Natal, Playa de Pipa,... pero al hacer la llamada quincenal a la familia nos comentaron que la mamá de Jaime había tenido un problemilla y decidimos que ya era hora de retornar así que acortamos el paseo y nos fuimos directitos a Salvador de Bahía.
Esta era una de las ciudades que más ganas teníamos de conocer. Hasta ahora Brasil solo había aportado 2 cosas a nuestra lista de maravillas: el Amazonas , indudablemente, y los Lençois. Llegamos a Salvador un poco ansiosos por encontrar una ciudad brasileña que nos llenara pero lamentablemente esta tampoco nos encandiló. Es cierto que su centro es lindo pero su grado de peligrosidad es tal que impide que disfrutes de él. Las playas de su bahía son larguísimas pero están tan poco cuidadas ...En resumen nos defraudó.
Tras no encontrar en Salvador aquello que buscábamos nos dirigimos a Río de Janeiro un poco embajonados. Sin embargo esta ciudad, a pesar de su enormidad y su alto nivel de pobreza, nos dejó con la boca abierta. Practicamente todo en Río es lindo: su ubicación ( rodeada de bosques y cerros ), sus playas ( Botafogo, Copacabana, Ipanema y otras muchas no tan conocidas, merecen realmente la fama que poseen ) y por supuesto sus hermosos rincones ( el Corcobado, el Pan de Azúcar).
Además, como yo soy muy futbolera, decidimos ir a ver un partido al que sin ninguna duda es uno de los estadios más famosos del mundo: el Maracaná. Tuvimos la gran suerte de ver el derbi de la ciudad: Flamengo-Vasco de Gama; el ambiente era tan intenso que te embargaba y te obligada a decidirte por uno de los 2, nosotros optamos por el Vasco que es como el Atletic español. Aunque llovió y el partido quedó empatado a dos fue genial poder comprobar que realmente los brasileños viven el fútbol tan intensamente como lo juegan.

4 comentarios:

Emilio J. dijo...

Hola wapos, llevo en El Ferrol ya un tiempillo. Aún así os sigo con interés. Hoy estoy contento pues http://historias-de-jp.blogspot.com/ me hizo un comentario en mi último post. Besos

Emilio J. dijo...

eOOOO, más posts queremos. Besos

Jorge Estévez dijo...

Hola!!!! Hacía un montón que no entraba en vuestro blog. Ando un poco perdido. Por donde andáis?? Bueno, allá donde estéis, os mando un abrazo enorme.

Florentina Montes dijo...

Excelente posteo sobre un lugar que debe ser visitado!
Saludos

Florentina Montes - Hotel de Salvador de Bahia